Argimiro Serna

  • Venezuela , 1974
  • Novelista, guionista, productor y director de cine.
  • Género(s): Ficción, No Ficción

Reseña biográfica

Mi nombre se debe a una profunda herencia de izquierda, que con el tiempo se ha convertido en una crítica omnímoda, por usar palabras inusuales. Nací en Caracas, solo mi imaginación y algunas sustancias me han permitido hacer viajes más allá de las fronteras. Soy editor de video y he realizado algunos mediometrajes. Si mal no recuerdo algún documental excede las dimensiones pertinentes. El más impertinente pero relevante es más bien una ficción que el azar ayudó a terminar, “políticamente correcto”, en el año 2004.

La Fundación Editorial El perro y la rana publicó mi primera novela titulada El nombre dentro de uno el año 2009 y la Monografía del Premio Nacional José Manuel Briceño Guerrero en el mismo año. Tengo un blog con textos propios: “El vuelo divino” en blogspot de Google donde algunos experimentos sobreviven a las exigencias de los entendidos. Ahora escribo un guion que continúa la novela ofertada.

Obras publicadas

>EL nombre dentro de uno (2009)

>Monografía sobre el Premio Nacional de Literatura 1996 José Manuel Briceño Guerrero (2009)

>Monografía sobre Mariano Díaz Premio Nacional de Cultura Popular (2010)

>Opera cruda, tragedia urbana (2016)

>Tal: película para leer (2017)

>El sentido del absurdo (2018)

>La mercancía (2018)

Sinopsis de obras ofertadas

El sentido del absurdo

Bien entrada la noche, tres nómadas urbanos están reunidos en la calle de nuestra metrópolis, cuando reciben la visita de un rumbero con pinta de burgués, quien decide narrar un cuento que se extiende hasta la madrugada, donde la locura se mezcla con la razón hasta que las teorías se convierten en fantasmas y los sueños en universos posibles. En el simple espacio acostumbrado para pasar el tiempo sin compromiso ni trascendencia, surge una alquimia que da lugar a una cosmogonía con detalles singulares tan deslumbrantes que descubren su propia lógica. ¿Será verdad que el tiempo pasa o es una ilusión de acontecimientos para hacerlo andar, que pueden narrarse a otro ritmo y en un momento apropiado para una versión imprevisible de la magia?, ¿puede la fantasía ser tan cierta como estemos dispuestos a interpretarla?, ¿serán el sentido y el absurdo caras de una moneda que se puede echar al azar?  Porque de la razón brota la fantasía, pero esta suele tener más sentido que aquella, si le dedicamos el tiempo necesario. Así el asesino resultante libera a la gente que no cree en sus sueños, o más bien sirve como una prueba para hacerlos realidad.

Enlaces

menfactotum@gmail.com